Amuletos de Protección

El origen de los amuletos se pierde en la noche de los tiempos. Nadie sabe con exactitud cuándo aparecieron, si eran uso privativo de cierta época o cultura. Ya desde la antigüedad, las grandes religiones monoteístas creyeron en sus poderes curativos. De ahí provienen, por ejemplo, el talit judío, las imágenes de los santos en las religión católica y, ya en el terreno de lo esotérico, figuras como el pentagrama o los cuadrados mágicos, a los que se atribuían propiedades protectoras. Los amuletos son de muy diversa naturaleza, gemas, monedas, colgantes, animales, aquí tienes algunos con los que puedes preservarte de la enfermedad y las adversidades.

Amuleto Pentagrama

El pentagrama, o la estrella de cinco puntas, representa al hombre y remite a los cuatro elementos esenciales de la vida: la tierra, el agua, el fuego y el aire. Ya en Egipto o en la Antigua Grecia se utilizaba como un potente talismán, pues atraía la buena suerte y alejaba las malas influencias. Si se engloba dentro de un círculo, obtendremos el pentáculo, que simboliza la armonía espiritual. Hay que recordar que esta figura geométrica remite a la sabiduría infinita, encarna la cura, la protección.

Amuleto El ojo de Horus

Es uno de los amuletos más poderosos. Procede del antiguo Egipto y su significado atiende a la “unidad o totalidad restablecida”. Alude al ojo izquierdo que Horus perdió al tratar de vengar la muerte de su padre, Osiris. Fue sustituido por el Udyat al que se atribuyen propiedades curativas, ya que preserva de los conjuros y las maldiciones, además de potenciar la vista y proteger del mal de ojo. El derecho, en cambio, se relaciona con el sol, y atrae la prosperidad y las buenas vibraciones.

Amuleto La luna creciente

La luna ha tenido múltiples significados según las diferentes culturas y religiones. Se asocia a la fertilidad debido a su ciclo de 28 días, y con frecuencia se le atribuyen influencias mágicas, ya que afectan a nuestras acciones y estados de ánimo. Este amuleto protege de las malas vibraciones y proporciona energía para abrir caminos o acometer nuevos proyectos. También es un remedio contra la enfermedad y ayuda en la correspondencia del sentimiento amoroso.

La herradura como amuleto

La herradura es uno de los amuletos más populares. Ya en la antigua Grecia se la consideraba como un eficaz remedio contra el mal. Por eso, es muy corriente asociarla a la protección contra los malos espíritus o personas con energía negativa. En muchas viviendas o negocios también se utiliza, con la abertura hacia arriba, para ahuyentar los hechizos y atraer la prosperidad.

La pirámide como amuleto

La pirámide, al igual que las cuatro puntas del pentagrama, es un símbolo de la vida. Su campo de energía permite la comunicación con lo espiritual. Se la asocia a los poderes psíquicos. Además proporciona sabiduría, gracias al equilibrio de las emociones. Este amuleto atrae la buena suerte y permite sanar dolencias o adicciones con prontitud.

Desde la antigüedad, el hombre acudió a los amuletos para hacer frente a los infortunios y las fatalidades de la vida, pues estos objetos guardan, según su naturaleza, una energía propia.

Además de los Amuletos de Protección también puedes encontrar: