Amuletos Celtas

La civilización Celta fue un conjunto de pueblos distribuidos en diferentes partes de Europa que tenían una misma lengua en común. Vivieron durante la llamada edad del hierro y sin duda fue una de las culturas más talentosas en cuanto al manejo de los metales. Parte de este exitoso manejo fue destacado en los diseños de orfebrería sagrada que realizaban.

Los celtas realizaron piezas que hoy en día conocemos como fuente de varios símbolos y amuletos populares. Debido a ser un pueblo ancestral, los celtas han inspirado sus amuletos en símbolos rúnicos y representaciones geométricas sagradas, llevando los amuletos a niveles de su raíz y forma de ser con el fin de armonizar con la naturaleza. Algunos de ellos son:

 

  • El árbol de la vida: Representa equilibrio y armonía con la naturaleza como elementos principales de la vida y dependencia entre todos, además de una forma de honrar a su pasado.
  • Triqueta Celta: Su significado especifico no está del todo definido, pero es representado desde un amuleto de protección y para rituales hasta una conjunción de elementos como parte de una integridad espiritual.
  • La cruz celta: Tal vez el símbolo más importante y reconocido de esta cultura, se distingue en cuanto a sus intrincados diseños de las cruces católicas, de las cuales se dice, tomaron referencia de este símbolo. Representa orientación y convicción de nuestro destino.
  • El “Awen” o símbolo de los tres rayos de luz: Representa el amor, la amistad y la dualidad de las personas. Los amuletos con este símbolo generalmente suelen ser regalados a seres queridos para representar la unidad entre ellos.
  • El Trisquel: Es el símbolo que representa por excelencia la evolución del ser y un profundo y real crecimiento personal. La conjunción entre la mente el cuerpo y el espíritu; los celtas tenían por tradición entregar este amuleto al momento del nacimiento para que su portador estuviera conectado a él para siempre.
Deja un comentario